| |

Limitada la participación femenina en puestos directivos: Rosalinda Guevara

Imágenes; Comunicación Social BUAP

La primera mujer en ocupar la presidencia de la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas, 43 años después de su creación, Dra. Rosalinda Guevara Guzmán, impartió una conferencia en la Facultad de Ingeniería en Ciudad Universitaria de la BUAP.

Tuvieron que transcurrir poco más de un siglo y medio para que una mujer ocupara la presidencia de la Academia Nacional de Medicina y poco menos de medio siglo para que esto ocurriera en la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas. Tal escenario sigue siendo una realidad en México: no obstante el significativo incremento de la matrícula femenina en el nivel superior de la educación -Medicina registra una crecimiento de 70 por ciento-, aún es limitada la participación de la mujer en puestos directivos, señaló la doctora Rosalinda Guevara Guzmán.

La académica de la División de Investigación de la Facultad de Medicina de la UNAM, quien en el año 2000 fue la primera mujer en ocupar la presidencia de la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas, 43 años después de su fundación, impartió en la BUAP la conferencia “Aportaciones de las neurocientíficas en el campo de la Medicina”, como parte de las actividades del programa “No solo es cosa de mujeres”.

“En esos puestos –presidencias, rectorías, direcciones- tenemos que hacer más esfuerzos para que se lleguen a obtener esas posiciones, ya que seguimos siendo consideradas en un segundo nivel y en algunas comunidades se dice que nuestro papel no está en el ambiente profesional, sino en el hogar”, expresó.

Las mujeres dedicadas a la ciencia desempeñan una función dual y una doble jornada, al ser también madres y esposas, señaló. “El hombre está poco involucrado en las funciones hogareñas y deja esa función a la mujer, aun cuando esté casado con una científica”.

La investigadora, primera y única mujer mexicana en la Real Academia Nacional de Medicina de España, subrayó que la participación femenina no ha logrado igualar el número de hombres en las ciencias duras e incluso en las básicas. Para dar cuenta de ello realizó un breve recuento histórico, desde la creación de la Sociedad de Fisiología del Reino Unido, en 1876, donde oficialmente fueron admitidas las mujeres hasta 1915 -Florence Buchanan, primera evidencia femenina en las sesiones en 1896-, hasta la situación actual de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Rosalinda Guevara Guzmán es egresada de la carrera de Médico Cirujano de la Facultad de Medicina de la UNA. En la División de Estudios de Posgrado cursó la maestría en Ciencias Fisiológicas y el doctorado en Ciencias Biomédicas (en el área de Fisiología) con honores, merecedora de la medalla “Gabino Barreda”. Profesor Titular “C” de Tiempo Completo, adscrita al Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina, Investigador Nacional (SNI) nivel III y miembro del PRIDE nivel “D”,  DGAPA, UNAM. Ha realizado estancias posdoctorales y de investigación en instituciones extranjeras, tales como en el laboratorio del doctor Miguel R. Covián, de la Facultad de Medicina de Ribeirao Preto de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, en el Brain Research Laboratory de Syracuse University, Nueva York, en el laboratorio del doctor Wal ley Nauta de Neuroanatomía del Departamento de Psicología del Massachusetts Institute of Technology, en Cambridge, MA., en el laboratorio del doctor MJ Wayner de la Division of Life Sciences de la University of Texas, en San Antonio, TX., en el laboratorio del doctor Keith M. Kendrick del Institute of Animal Physiology and Genetics Research y del Babraham Institute, ambos de la University of Cambridge en Cambridge, Inglaterra, el laboratorio del doctor Mark L. Weiss del Departamento de Anatomía y Fisiología del Veterinary Science Hall en la Kansas State University, así como en el laboratorio de los doctores Frederik Levy y Raymond Nowak del Instituto Nacional de Investigación Agrónoma en Nouzille, Francia y el laboratorio del doctor André Jane de las Funciones Vegetativas de la Universidad de Saint Jerome, en Marsella, Francia, entre otras. Su producción científica suma 104 artículos en revistas especializadas nacionales e inter nacionales y sus trabajos acumulan 2,074 citas. Hasta el momento cuenta con la publicación de veinte capítulos de libros y coautora en ocho.  Ha sido invitada como miembro del jurado de diversos premios y reconocimientos,  y ha participado en más de 400 foros y congresos nacionales e internacionales.

La doctora señaló que no obstante que en este siglo XXI se están invirtiendo los números, por ejemplo, en los últimos años en la Facultad de Medicina se ha incrementado en 70 por ciento la matrícula femenina y la masculina se ha reducido, esto aún no se refleja en puestos de dirección.

En la estadística de ciencia, refirió que en el Sistema Nacional de Investigadores, en el área de Fisiología con vigencia al 2017, de un total de 196 miembros, 78 son mujeres, que representan el 40 por ciento, y 118 varones, el 60 por ciento. En el nivel III, el más alto del sistema, solo hay cuatro científicas, que representan el 5 por ciento, contra 16 varones.

“Hay sin duda un gran avance, pero aún no se refleja en los altos puestos directivos: no ha habido una presidenta de la República, no ha habido una rectora de la UNAM, no ha habido una directora de la Facultad de Medicina”, comentó luego de una revisión histórica que dio cuenta de la incursión tardía de la mujer en la ciencia y de su lucha. El caso más severo en estas estadísticas ocurre en la Academia Nacional de Medicina, creada en 1864, donde, 155 años después, una mujer ocupa su presidencia: la doctora Teresita Corona Vázquez, periodo 2019-2020.

Deja un comentario