| |

Educar para la salud

La reforma educativa lleva un buen tiempo como uno de los principales temas nacionales, pero las noticias se han centrado en el “estira y afloja” de las negociaciones laborales. No obstante, hay un componente de suma importancia en la educación, que debe difundirse más, se trata de la salud.

La educación y la salud no sólo son dos derechos fundamentales de todo ser humano, sino que en gran medida son interdependientes. Por lo anterior, es imprescindible que la nueva política en educación genere ambientes saludables en los centros educativos y fomente aprendizajes útiles para la salud.

Hasta ahora, se suele creer que abordar estas cuestiones quita tiempo de clases, pero es todo lo contrario. ¡Promover la salud y adquirir conocimientos sobre ella nunca será tiempo perdido! Sin embargo, para lograr tales objetivos se debe establecer un verdadero trabajo intersectorial y multidisciplinario entre profesionales de la salud y la educación.

Algunos de los aspectos a abordar desde los centros educativos para evitar los principales daños a la salud en la infancia y adolescencia son los siguientes:

Estimulación temprana: aunque esta se debe realizar durante los primeros tres años de vida, que no se consideran dentro de la educación obligatoria, lo cierto es que muchas familias se ven obligadas por las circunstancias económicas y sociales a utilizar los servicios de las estancias infantiles durante esta etapa, por lo que la mencionada estimulación temprana debe ser una de las prioridades de estas instituciones.

Alimentación y Actividad física: ya desde los primeros años de vida se tiene que poner especial atención en estos aspectos, pues de no revertir el problema del sobrepeso y obesidad en la infancia y adolescencia, las enfermedades crónico-degenerativas pueden volverse incontenibles en el país. Las escuelas no sólo deben tener más y mejores espacios para la actividad física, sino que sus clases deben ser menos sedentarias, de igual manera, no bastará con que los alimentos que se pueden obtener dentro y fuera de las escuelas sean saludables, también se tienen que desarrollar conocimientos sobre nutrición en el aula.

Violencia: se debe concientizar sobre su existencia y procurar erradicarla en todos sus tipos, desde la violencia psicológica ejercida por compañeros, a veces docentes y hasta las familias, hasta casos de grave violencia física o sexual y lesiones autoinfringidas, incluyendo el suicidio.

Consumo de drogas (tabaco y alcohol entre ellas): se debe tratar desde una perspectiva integral, no punitiva, entendiendo características propias de la adolescencia como la curiosidad, la necesidad de aceptación y de pertenencia a grupos, pero encauzando estos mismos impulsos hacia actividades positivas como las artes o el deporte.

Educación sexual y reproductiva: que como ya se ha dicho en estas columnas, tampoco debe ser un tabú, siendo la escuela un medio ideal para cambiar de raíz las actitudes machistas y de subordinación de la mujer que están detrás de muchos de los problemas en este ámbito.

Educación vial: pues los accidentes de tránsito son una de las principales causas de muerte en estos grupos de edad, y se puede hacer mucho para mejorar los trayectos de la casa a la escuela y viceversa, así como para desarrollar en los niños y jóvenes las habilidades para ser usuarios responsables de la vía pública.

Cuidado del ambiente: que debe empezar con el ejemplo desde las instituciones educativas, evitando el desperdicio de agua, electricidad, papel, etc. Y especialmente en el caso de las ciudades, poniendo a los niños y niñas en contacto con eso que a veces parece tan distante llamado naturaleza.

Finalmente, pero no menos importante, hay que reforzar la educación sobre la higiene, pues se ha venido descuidando, y gran cantidad de enfermedades se pueden prevenir con medidas sencillas como aprender a lavarse las manos, los dientes, asearse, mantener limpio el entorno, e incluso no ir al colegio en caso de enfermedad.

Si logramos que las escuelas sean ambientes saludables y que los niños lleven estos conocimientos a casa, estaremos dando un gran paso para ser una sociedad sana.

 

Deja un comentario