| |

RETAGUARDIA REPUBLICANA / Morena y su desgaste

@ArturoCastus

La despartidización del electorado mexicano no es algo coyuntural, es algo que la academia electoral en México ha venido estudiando desde hace años como parte de los estudios que sobrevinieron a la transición a la democracia; esa es la otra crisis, la crisis del sistema de partidos.

En días recientes el encuestador Alejandro Moreno presentó en el periódico El Financiero su última encuesta referente a la intención de voto por partidos a nivel federal, lo que suscitó consigo una serie de especulaciones e imputaciones sobre el electorado, la elección de 2021, y el papel del partido que acompaña el proyecto presidencial.

Sin embargo, al margen de que el tema de mayor importancia es la emergencia sanitaria del covid-19, no pueden pasar desapercibidos los datos que arroja el ejercicio demoscópico (encuesta).

Iniciemos por plantear los cuestionamientos comunes sobre los electorados: ¿Por qué votan y cómo votan los ciudadanos?, ¿A qué causas responden sus opiniones sobre los partidos?, ¿Por qué votan por un partido y no por otro? Y lo que más me ocupa ¿Cómo puede construir morena su identidad partidaria entre diferentes clases sociales? y ¿Qué factores influyen?.

La identificación partidaria es parte de los estudios de comportamiento electoral, y ha tenido en Juan Molinar Horcasitas y Rafael Vergara Tenorio a sus mejores exponentes, sus contribuciones para el análisis son bastante útiles: la descriptiva y la analítica. Todo parte de dimensionar la “identidad política” que incluye factores como la filiación a un grupo o la posición social, lo cual es relevante, pues influye directamente en las decisiones electorales.

Aún no terminábamos de discutir si morena es partido o movimiento y ya observamos como sucumbe ante sus vaivenes internos y externos como la evaluación de la opinión pública.

Claramente se observa un alejamiento hacia morena, su intención de voto cayó 28 puntos de febrero de 2019 a marzo de 2020, habrá que precisar que si bien es real la caída en la preferencia también es notable que estás no se reflejan en un apoyo a otros partidos políticos, sino que evidencian un viraje del electorado hacia el grupo de indecisos.

Aunado a eso se muestra que la percepción de imagen también decayó al pasar de un porcentaje de 61% en febrero de 2019 a 31% en marzo de 2020. Finalmente, la parte más sensible, es la referente a la diferenciación que hace la ciudadanía respecto al presidente y morena como el partido que impulsa el proyecto de gobierno. El electorado es claro, le otorga una aprobación de 60% al presidente, y de solo 18% al partido.

¿Causas?

Disputas internas, negligencia de senadores en sus estados, así como de diputados federales y locales en sus distritos electorales y la gobernanza que ejercen gobernadores y presidentes municipales. Por decir solo algunas.

Repensemos ¿por qué gano morena? es sabido el importante liderazgo que ejerció durante 3 campañas presidenciales Andrés Manuel. Ciertamente hizo ganar a cientos de liderazgos locales (diversos y controvertidos) derivado de un déficit de cuadros en morena, pero también fue derivado del hartazgo (histórico) hacia los partidos tradicionales.

Tener claro estas premisas puede dar luz sobre alternativas a morena y su relación con el electorado. Los votantes serán duros en su valoración: si ven en sus diputados un buen desempeño no solo legislativo sino de atención ciudadana claramente estarían abiertos a seguir votando por ellos. Por el contrario, si observan entre posibles candidatos opositores una mayor cercanía y sentido de representación claramente les otorgaran su voto.

Es momento de que el bloque gobernante fije muy bien un plan programático que permita hacer una efectiva organización y difusión ideológica, además de impulsar y formar una nueva clase política en todo el país, la cual se hará sumamente necesaria pues tendrán ante sí una elección sumamente competida que hará indispensable depurar los perfiles más aptos y frescos.

Quienes somos simpatizantes del proyecto de nación debemos llamar a cuentas a la burocracia partidista de quien esperamos tenga la suficiente seriedad para sacar adelante elecciones y permitir así el ejercicio del poder público y una efectiva representación legislativa.

 

 

Deja un comentario